El Cafe nectar de dioses.1920

“Ha de ser para ser bueno,

ardiente como tus ojos,

negro como tus cabellos,

tan puro como tu alma,

tan dulce como tus besos”

El café, es la bebida que se obtiene a partir de los granos tostados y molidos de los frutos de la planta del café. Es altamente estimulante por su contenido en cafeína y suele tomarse al desayuno o detrás de una comida o cena. No contiene alcohol y se toma negro o con leche, se puede echar azúcar o no. Admite también leche condensada, chocolate, crema o algún licor. Habitualmente se toma caliente, pero también se puede tomar frío o con hielo. Su origen es del norte de Etiopía.

“Cuenta una leyenda acerca del origen del café, que un pastor de Abisinia, llamado Kaldi que observó el efecto tonificante que unos pequeños frutos rojos de unos arbustos habían tenido sobre las cabras que lo habían consumido, efecto comprobado por él mismo al renovarse sus energías. Kaldi llevó unas muestras de hojas y de frutos a un monasterio, donde los monjes probaron el brebaje preparado a base de los frutos, para evitar quedarse dormidos en los oficios nocturnos.”

El café llegó a Europa alrededor del año 1600, gracias a los mercaderes venecianos. Se aconsejó al Papa Clemente VIII prohibir el café, pues representaba una amenaza para los infieles. Una vez probado, este último declaró que dejar sólo a sus infieles el placer de esta bebida sería una lástima.

Las principales regiones productoras de café son Brasil, Colombia, Vietnam, Kenia y Costa de Marfil. Pero el más caro y famoso del mundo es el Blue Mountain procedente de Jamaica.